Instintos desbocados: 54 centímetros por Carmen de las Heras

Instintos desbocados: 54 centímetros por Carmen de las Heras

Titulo del libro: Instintos desbocados: 54 centímetros

Autor: Carmen de las Heras

Número de páginas: 598 páginas

Fecha de lanzamiento: May 13, 2018

Instintos desbocados: 54 centímetros de Carmen de las Heras está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Descargar PDF Leer on-line

Carmen de las Heras con Instintos desbocados: 54 centímetros

A mediados del siglo XIX, en plena era Victoriana, Ernesto de Hita Jones cuenta con veintiocho años. Ha regresado a México junto con su padre, luego de pasar toda su infancia en España e Inglaterra.
Le toca vivir una época de transición política y democrática en el país: la de la Reforma. No obstante, trata de mantenerse al margen de la situación en lo que cabe. Sin embargo llega a codearse con personajes importantes de la política, pero sin participar en ésta directamente.

Ernesto es hijo de un médico muy afamado, es un joven apuesto que tiene todo: éxito, fama y una cuantiosa fortuna heredada por toda su familia, además de una terrible deformidad sexual que no lo deja disfrutar de nada.

Su padre muere repentinamente, dejándolo sin parientes. Ernesto lucha en contra de su padecimiento, simulando una vida, si no perfecta, al menos común, en medio de una crisis dolorosa y existencial; dónde la inmoralidad y los valores se baten a duelo.

Como protagonistas afloran los instintos deformados por la abstinencia sexual, que a causa de su defecto (un miembro de cincuenta y cuatro centímetros) se apoderan de él, convirtiéndolo en su rehén.

El alcohol y las drogas; aliados perfectos, distraen su realidad haciéndolo sentir "normal”. El amor llega. La pasión y el deseo dan sentido a su desértica vida. Pero la maldad y la avaricia, lo hacen víctima al instante.

Todo se confunde y se invierte a causa de otro mal psiquiátrico que ignora, y que va empeorando lentamente su tambaleante cordura: el de la esquizofrenia. Lo malo entonces parece bueno, y lo bueno… no es para él.

Ernesto construye un mundo con sus propias leyes carentes de juicio, donde todo es válido: menos la realidad que vive. La perversión conquista su alma perdiéndolo al momento, y es su raquítico espíritu, el que lo mantendrá de pie hasta el final.